12 MIRADAS AL CIELO ES UNA PROPUESTA DIRIGIDA AL MUNDO DE LOS PLANETARIOS

El propósito de Immersive Adventure es aunar ciencia y humanidades para así redescubrir el Universo con nuevos ojos

12 Miradas al cielo

Observar y estudiar la noche estrellada no ha sido una tarea asociada siempre a los astrónomos. En la bóveda celeste se leen muchas realidades más allá de la física. En este marco excepcional intervienen ámbitos filosóficos, antropológicos y matemáticos, que nos invitan a reflexionar con otras miradas.

Immersive Adventure ofrece estas miradas en forma de 12 programas dirigidas a operadores de planetarios y divulgadores del cielo. Nuestra misión es la de difundir conocimiento para que el público que acude a estos espacios participe de la transversalidad entre ciencia y humanidades que el paisaje celeste nos ofrece.

Ponemos a disposición de nuestros clientes (observatorios, museos, planetarios, escuelas de náutica…) estos 12 programas para ser utilizados con el software SpaceCrafter Pro 23 y la Tablet Immersive Player. Asimismo, ofrecemos la formación necesaria -presencial o virtual- para profundizar en los recursos y herramientas que estos programas contienen.

Fotografía de la Vía Láctea donada por Pere Sanz, Fuencaliente (La Palma) 2018.

Mapa interactivo con información acerca de las 12 miradas

UNA MIRADA EXCEPCIONAL: El paisaje celeste

El cielo estrellado se presenta distinto según el entorno y el ámbito geográfico desde donde lo observemos. En el desierto, en medio del mar o en lo alto de una montaña, la atmósfera, la orografía y la luz del ambiente intervienen en la calidad del cielo.

Sin embargo, nuestra moderna civilización iluminando pueblos y ciudades ha hecho de las noches estrelladas una rareza, una excepción.

Este cielo que ha fascinado e inspirado a los humanos a lo largo de la historia está perdiendo su luz y su contraste. En nuestras manos está el revertir esta situación.

Materias de estudio: Ciencias naturales, Meteorología, Física y el Paisaje.

 

UNA MIRADA FILOSÓFICA: Las cosmovisiones

Los seres humanos han necesitado formarse una imagen global del mundo en el que viven.
En la antigüedad, el cielo les parecía tan inalcanzable como rígidamente inmutable. Hace algo más de 400 años, un tubo óptico de pocos aumentos penetró en sus secretos y amplió nuestro universo. El progresivo conocimiento de la naturaleza y las leyes que la rigen nos llevó a la revolución científica de la era moderna y más tarde hasta la relatividad y la física cuántica del mundo contemporáneo.

Materias de estudio: Historia de la Ciencia, Filosofía y Religiones.   

 

UNA MIRADA IMAGINARIA: Cuando el cielo es la morada de las divinidades y otros seres

Arriba, en el cielo, lejos del mundo terrenal, se encuentra lo sagrado. En el cielo politeísta de griegos, romanos o egipcios, el firmamento se llenó de leyendas de Dioses y Héroes. Con el cristianismo apareció la consigna “Coeli enarrant gloriam Dei” (Los cielos narran la gloria de Dios). Con sólo ver el cielo, con sus estrellas y planetas, y admirar los sincrónicos movimientos de los astros, se evidenciaba la grandeza y la obra del creador. Y hoy la ciencia ficción se apodera del cosmos para indagar sobre los sueños de la humanidad. Desde la antigüedad y hasta la actualidad, la exploración a través de la imaginación nos ha permitido adoptar una postura filosófica y proyectar en el cielo nuestras fantasías o temores, sean dioses o seres de otros mundos.

Materias de estudio: Antropología, Mitología, Religión, Literatura, Historia del cine.

 

UNA MIRADA CALCULADORA: Movimientos regulares, sincronismos y repeticiones

Los “movimientos de la bóveda celeste” y “los caminos que sigue el Sol en el cielo”, se producen como consecuencia de la rotación de la Tierra y de su traslación alrededor del astro rey. El estudio de estos movimientos fue la piedra angular de la astronomía clásica que, en su expresión más matemática, recibiría a posteriori el nombre de astronomía de posición. Esta disciplina ha evolucionado a lo largo de la historia: desde calcular el tamaño de nuestro planeta hace más de dos mil años a, siglos después, determinar con precisión las dimensiones del Sistema Solar.

Materias de estudio: Matemáticas y Astronomía fundamental.

 

UNA MIRADA CERCANA: Descubriendo el sistema solar

Para los observadores del pasado, las estrellas giraban como adheridas a una bóveda fija situada a gran distancia. Pero, en el cielo había unos astros particularmente llamativos que parecían seguir su propio camino entre las estrellas. Estos errantes o vagabundos son los planetas del Sistema Solar a los que, no hace tanto, hemos dejado de ver como dioses. Nuestras naves espaciales y telescopios nos van desvelando su auténtica forma y composición.

Materias de estudio: Planetología, Astronomía, Física y Astronáutica.

 

UNA MIRADA RADIANTE: El monopolio de las luminarias

Sol y Luna son las dos grandes luminarias que destacan en el cielo y que monopolizan la bóveda celeste con su luz. El Sol, con luz propia, si se encuentra por encima de nuestro horizonte, reina de día. La Luna, pálido reflejo de la luz de Sol, se impone de noche y dependiendo de sus fases y de la hora nos dejará ver los cielos más o menos estrellados.
Los eclipses, las fases de nuestro satélite o las mareas se explican gracias a la relación física entre estos astros y la Tierra.

Materias de estudio: Astronomía de posición y Física.

 

UNA MIRADA DE ESPERANZA: Mapear el cielo buscando encontrar tierra

Lejos de la costa, las estrellas del cielo son como faros para navegantes y exploradores. La esfericidad de la Tierra nos permite ver cielos distintos según nuestra ubicación. Por ello, en parte, la bóveda celeste se convierte en un mapa, en una carta donde proyectar la propia Tierra. En tiempos pasados, los hombres de mar eran gente práctica que no temía a los astros, sino que los vería como sus aliados, ya que su reconocimiento en el cielo les ayudaba a encontrar el camino de regreso a casa.

Materias de estudio: Astronomía fundamental, Navegación astronómica y Geodesia.

 

UNA MIRADA MÚLTIPLE: Aumentar y descomponer la luz

Al igual que una lupa nos acerca a la realidad de una roca o de la corteza de un árbol, el cielo tiene un aspecto distinto cuando se observa a través de un telescopio. Cada vez vemos más detalles y nos aparecen nuevos rincones. Los aumentos de estos instrumentos han desmaquillado la perfección celeste y nos han presentado otra realidad. Con ellos no vemos sólo la luz visible, sino que captamos toda la amplitud del espectro electromagnético. La fotografía y la espectroscopia nos han traído nuevas miradas que enriquecen el conocimiento sobre el Cosmos y nos hacen reflexionar sobre nosotros mismos.

Materias de estudio: Astrofísica, química y Tecnología.

 

UNA MIRADA PENETRANTE: La cosmología

La cosmología es la ciencia que estudia el Universo cómo un conjunto, incidiendo en su edad, forma y tamaño. Empujada por los grandes avances en instrumental astronómico, la cosmología se ha convertido en una ciencia de precisión en las últimas décadas. Cuando apuntamos a lo lejos, observamos los objetos en el tiempo. Vemos cómo eran en el pasado, ya que su luz debe recorrer las enormes distancias que nos separan de ellos. Esto nos ha permitido hacer teorías sobre su nacimiento y evolución, así como especular sobre su futuro.

Materias de estudio: Física y Cosmología.

 

UNA MIRADA EXPECTANTE: Observar y escuchar el cosmos en busca de vida

La Tierra es el único lugar dónde conocemos la vida y sabemos que nuestro mundo es muy distinto a los planetas que vamos estudiando. Nuestro empeño nos lleva a querer compartir, a buscar un espejo de nosotros en algún punto o lugar del Cosmos. Escuchamos y escrutamos el espacio con radiotelescopios con el objetivo de detectar posibles señales extraterrestres. También hemos enviado mensajes esperando respuestas. Parece claro que la soledad no nos gusta.

Materias de estudio: Cosmología, Biología y Bioquímica.

 

UNA MIRADA CRÍTICA: Visitantes que “congestionan” el cielo y descubren el Universo

La humanidad alcanzó el espacio el año 1957 con el lanzamiento del Spútnik, el primer satélite artificial de la Tierra. Desde entonces no hemos parado de lanzar satélites que orbitan la Tierra con distintas funciones y objetivos. A veces, de madrugada o con la luz crepuscular, se dejan ver en el cielo. En poco tiempo, miles de satélites y sus residuos han inundado el espacio, con el peligro de colapsar la órbita e interferir en el camino de los telescopios que estudian el cielo. ¡Paradojas de un mundo complejo!

Materias de estudio: Astronáutica y Tecnología.

 

UNA MIRADA ARTIFICAL: Perdemos el cielo, pero acumulamos y compartimos datos

Es una paradoja, pero en nuestro tiempo la pérdida de cielo estrellado va acompañado de la aparición de herramientas para reproducir en firmamento de forma artificial. El siglo XXI es el siglo de los datos. Datos que compartimos a escala global e inundan la red. Sin embargo, el acceso abierto a la información también genera corrientes de opinión contrarias a la ciencia: terraplanistas, negacionistas o fenómenos como las fake news aprovechan la visibilidad planetaria y crean confusión. 

Materias de estudio: Informática, Sociología, Antropología, Psicología.

 

Immersive Adventure tiene un planetario propio instalado desde el 1995 en el Museu Marítim de Barcelona. En este espacio se tratan temas de geografía, historia y navegación astronómica. Es un planetario que conecta tierra, mar y cielo para narrar la exploración humana, desde los grandes viajes oceánicos hasta la llegada a la Luna. Desde siempre, nuestra pasión ha sido y es seguir aprendiendo del cielo…

¿Quiere más información acerca de nuestros productos?

Contáctenos